domingo, 12 de junio de 2016

30 Y FINAL: BECERRIL FERNÁNDEZ




Por Cesáreo Suárez Naranjo

(Capítulo 30)

Causó expectación, en muchos aficionados, el retorno de MIGUEL "BECERRIL" FERNÁNDEZ al beisbol. Bastante más embarnecido, ¡eso si!, pero no pocos pensaron: "¡no hace falta que ya no sea tan ligero!, es suficiente con que "enganche" bien la pelota; y, con esos músculos ¡va pa'fuera!!".

Narraremos, brevemente, algunos momentos de esa campaña de 1974. Para la tercera serie del rol de juegos, se presentaron los "Diablos Rojos" en el "BEISBORAMA" con su nuevo manager, el gran "Pelón Mágico" Benjamín "Cananea" Reyes (contratado desde el 15 de enero por Ángel Vázquez) para llevar a cabo una serie de cuatro encuentros, a partir del lunes 25 de marzo.

Y, "cuenta la historia" que desde ese mismo momento comenzó la gran rivalidad, ya no digamos entre estos dos equipos: "pingos" y "Cafeteros" sino, también, entre los aficionados de Córdoba y "Cananea".

Era tanto el "cariño" que se tenían, que Benjamín rebautizó al estadio con el nombre de "Cannibal Park" (¡qué tiempos, aquellos!).


 Y a pesar de que los Cafeteros ya habían debutado, a partir del segundo partido de la serie, al dominicano Rico Carty (precedido de grandes antecedentes en las Mayores) los odiados "infernales" se llevaron la confrontación tres partidos a uno.

La batalla entre estos dos equipos continuó en el parque del Seguro Social; y, allí, los "ahijados" de Cananea le "repitieron la dosis" a la gente del Toche Peláez. Hasta aquí nos es posible hacer una breve crónica detallada.

Chara Mansur siguió trayendo peloteros que ya habían jugado en el Gran Circo. A principios de abril se les unió el lanzador portorriqueño Juan Pizarro y, más adelante - el 12 de Mayo - llegó el venezolano Vic Davalillo. Fue el 8 de Julio cuando los Cafeteros adquirieron, de los Tigres del México, al gran tercera base Celerino SÁNCHEZ quien en las dos temporadas anteriores había estado con los Yankees.



No habían andado tan mal en el standing; pero el primero de junio el Toche dejó las "riendas" del equipo, y fue reemplazado por su "brazo derecho", el hombre del "Santuario": Alberto Joachín.

Desafortunadamente, a 42 años de esta historia, desconocemos en qué momento BECERRIL salió del equipo. El caso es que ni siquiera jugó la mitad de la temporada, cayendo la responsabilidad - para el puesto de "BD" - entre Carty, Davalillo y, a veces, en el mismo "Terín" Pizarro.


Los Cafeteros, eventualmente, calificaron para los play-offs, al terminar en el segundo sitio de su división. Pero fueron derrotados, en cuatro juegos seguidos, por los Charros de Jalisco.

En esta, su última incursión en el beisbol "grande", BECERRIL apareció únicamente en 21 partidos, con 46 veces al bat y 9 imparables, para un bajísimo promedio de .196, con 3 dobletes, 3 carreras anotadas y 4 producidas.

Ello marcó, tristemente, el adiós definitivo de un gran pelotero, que tuvo TODO; y que siempre mereció elogios por su inmensa habilidad para jugar beisbol.

Al que muchos consideraron "fuera de serie"; y que, de haber QUERIDO, pudo haberse remontado a las alturas que están reservadas para los "grandes".



Pero BECERRIL tenía un carácter "muy especial", que quedó plenamente demostrado en no pocas ocasiones, empezando con aquella "lejana primavera" de 1956 en la que, después de haber recibido los reportes entusiasmados del buscador Howard Hack, la organización de los Piratas - encabezada por el "Mahatma" Branch Rickey - lo enviaba, para que madurase, al equipo sucursal de los Tigres en la Liga Central, negándose a reportar.

Ese mismo carácter "disparejo" le impidió, también, quedarse tanto en 1958 y 1959 en buenos equipos de Triple "A", como lo eran el Columbus y los Habana Sugar Kings. ¡Lástima!

Y esto nos obliga a hacer varias consideraciones. Porque, por muchos, ha sido calificado como el "pelotero con más facultades", surgido en nuestro beisbol.



Una de las mejores alabanzas que pude encontrar la resume el reconocido cronista Tomás Morales Fernández en su libro "Los Diez Campeonatos de los Diablos", publicado en 1990: "MIGUEL BECERRIL FERNÁNDEZ, el sensacional jugador..al que muchos consideran como el jugador mexicano MÁS COMPLETO DE TODOS LOS TIEMPOS...dio temporadas excelentes, jugando con el México...".

Hemos de señalar que, en esto de "El más Completo", algunos dicen que fue Matías Carrillo. La verdad que cada quien "tuvo lo suyo". En el caso de MIGUELÓN su tremendo poder por ambos lados del plato, y su gran versatilidad para jugar cualquier posición (si exceptuamos pitcher y catcher).

En cuanto al "Coyote", acumuló mejores cifras que él, en nuestro circuito (fuera de los triples); y, además, estuvo en "las Mayores". Entonces, ¿usted, que opina? Por lo que a mí respecta, el hecho de que esté escribiendo esta "historia" lo dice todo.

Alberto Joachín.

Pero, si, debo aclarar - en el caso de BECERRIL - que quedó "mucho a deber". Porque podríamos considerarlo - o no - como un "jugador de cinco herramientas" (a five-tools player), que bateaba, y corría y fildeaba con excelencia. Pero, ¿qué tanto?

Y no es que ahora me quiera meter en una disertación de carácter filosófica. Pero el alemán Emmanuel Kant estableció una teoría - con tres parámetros - para estimar el valor de una persona, a través de la antropología.



La primera, "la teórica, para conocer las FACULTADES de un individuo; la segunda: la pragmática, para saber de las HABILIDADES de esa persona". En esas dos primeras BECERRIL califica "EXCELENTE".

Pero, en "la tercera consideración" ya no tanto, pues se refiere a "la MENTALIDAD del individuo y, en consecuencia, al aprovechamiento óptimo de las dos primeras cualidades". Y, aquí, ya no se puede hablar "muy bien" de él. Reiteramos: "nos quedó a deber". Pero, más que a nosotros, "se quedó a deber a SI MISMO".

Miren ustedes si lo podemos considerar como un auténtico "five-tools player" comprendiendo, en esto: 1.- Batear para "porcentaje"; 2.- Batear con poder; 3.- correr; 4.- "buen brazo"; y 5.- Habilidad defensiva.

Chara Mansur, Jesús A. Rubio y Ramón Arano en el Beisborama.

Para poder hacer una evaluación "aproximada", vamos a ver los numeritos que acumuló durante su carrera (especialmente los de la Liga Mexicana); y ver, inmediatamente después, a qué "alturas volaba", al momento preciso de su retiro, en comparación con otros peloteros "de antes, y de entonces".

Apareció en 1524 partidos, con 5288 turnos al bat en los cuales consiguió 1520 hits, de ellos 305 dobles, 93 triples, 185 cuadrangulares - 9 de ellos con casa llena; 887 carreras anotadas y 909 producidas; añadiendo a ello 77 bases robadas, con un porcentaje de .287.

Ahora bien: en imparables ocupaba entonces el lugar 14; en dobles el cuarto; en triples el primero - recordando que mantuvo la marca, hasta que la rompió Gonzalo Villalobos; en jonrones el sexto, manteniendo el primer lugar en grand slams, hasta ser superado por Nelson Barrera; y en carreras producidas el sexto, en tanto que en robos el 40.


De sus actuaciones en la Liga de la Costa tenemos lo siguiente: jugó en 462 partidos, con 1611 veces legales en las que conectó 448 incogibles, de ellos 78 dobles, 19 triples y 71 palos de vuelta entera; robándose 30 bases y produciendo 243 carreras, con un un promedio de .271. Recibiendo, además, 225 pasaportes gratis.

En reconocimiento a sus méritos, MIGUEL "BECERRIL" FERNÁNDEZ RAMÓN fue electo para ingresar al Salón de la Fama en 1984.

Ha sido TODO sobre este gran personaje, orgullo no sólo de nuestra región o nuestro estado, sino del país entero, quien se pasaba su existencia entre su natal Las Choapas y la bellísima Puebla "de los Ángeles", a la que le tomó un inmenso cariño, enterándonos con tristeza que fue ahí, en la "Angelópolis" donde ocurrió su fallecimiento, el sábado 24 de septiembre de 2005.

!Siempre te recordaremos, MIGUELÓN!


P.D. Con las implicaciones que tienen las "categorizaciones" en nuestra forma de pensar, respecto a la idea de "MEJOR", queda en "el aire" esta pregunta: ¿Ha sido, BECERRIL, el mejor de todos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario