martes, 9 de mayo de 2017

BEISBOL: FALTA DE SEGURIDAD SOCIAL





Redesbeisbol:



Por Jesús Alberto Rubio.

A ver, de nuevo:


Una vez más abordemos el tema sobre la seguridad social al pelotero profesional mexicano.

Primero, debemos recordar a peloteros de los 50´s y 60´s luchando en la Liga Mexicana por la defensa de sus derechos que estipula la ley; luego, en el inicio de la década de los 80, a la Asociación de Beisbolistas Profesionales (ANABE) que impulsó un movimiento histórico con 14 equipos declarando en ese circuito la primera y única huelga en su historia (1 de julio de 1980), para luego crear la Liga Nacional de Beisbol que se prolongó por ocho años (a partir del 12 de mayo de 1981.


Los detonadores


Un lamentable acontecimiento, el 6 de abril de 1980 –me tocó ser fiel testigo de los hechos desde el mismo dog out del equipo visitante– detonó ese proceso.


Ocurrió en el parque Deportivo Veracruzano cuando  Jorge Fitch, mánager de los Ángeles de Puebla y sus jugadores tras negarse a salir al campo por una mala decisión del umpire, fueron agredidos y detenidos por la policía en el puerto de Veracruz. Puebla era el equipo campeón de la LMB.

También, un vertical despido del receptor de los Tigres, Vicente Peralta, acusado de bajo rendimiento (en realidad por afiliarse a la Anabe) también “prendió la mecha” y solidaridad hacia el movimiento de peloteros.


“Abulón” Hernández




Ramón “El Abulón” Hernández, quien era el segunda base de los Diablos Rojos de México, fue uno de los líderes de aquella asociación, aunque en este accionar aparecerían otros estelares como Aurelio López, Marco Antonio Leal, Luis Meré, Juan Navarrete, Nelson Barrera, José Elguezábal, Rafael Barrón, Alfonso “Houston” Jiménez, René Chávez, Fernando Camargo, Alejo Ahumada, Pablo Gutiérrez Delfín, Fernando López, Héctor Zamudio  e incluso, Héctor Espino y Ramón Arano, aunque de pronto abandonaron el movimiento, entre otros.


La lucha de los peloteros se orientaba a lograr mejores condiciones sociales y económicas y proyectando una protección al momento de su retiro del béisbol activo, entre otras demandas.

Lo que ha dicho el “Abulón” ha sido que los beisbolistas reclamaban la aplicación de la normatividad vigente, ya que la Ley General del Trabajo reconocía a los deportistas profesionales su carácter de trabajadores y su derecho a la sindicalización, como había sucedido con los peloteros del mejor beisbol del mundo, pero que sin embargo esa sencilla regla no se cumplía.


Más información:


1.- http://beisbolred.blogspot.com/2007/06/la-anabe-y-el-houston-jimenez_13.html


2.- http://beisbolredes.blogspot.mx/2016/09/la-anabe.html


Jaime Cervantes Pérez:


Para el doctor y colega Jaime Cervantes Pérez,  además de que la ANABE falló en sindicalizarse en su último intento, esto tuvo un impacto positivo en el deporte de México.

“Fue el primer grupo de jugadores profesionales de México que tuvo éxito en organizar una huelga. Ganó modestos beneficios, no solamente para sus miembros sino para otros jugadores también.

En 1984, por ejemplo, la Liga Mexicana dio un plan de pensiones a sus propios jugadores en un intento de contener el descontento.

En 1989 la Mexicana anunció el establecimiento de un programa de seguros de vida para jugadores y pidieron al gobierno reforzar con el 10% por equipo, para los jugadores extranjeros.


Menos concretamente estableció el precedente para la cooperación del trabajo, la comunidad y la prensa, en el mundo del deporte profesional.

Por lo consiguiente, sirvió como un proceso educativo que hizo a los jugadores en México más conscientes de las contradicciones de su situación como atletas y como trabajadores”.


Bernabé López Padilla:


“Estimado Jesse:




Hace mucho tiempo cuando Ramón “El Abulón” Hernández y un grupo bastante grande de peloteros quisieron formar una asociación similar a la de la MLB, los intereses creados se interpusieron y al final como siempre pasa, muchos peloteros “inteligentes” lo abandonaron en su lucha. Lo dejaron morir sólo.

Muchos se refugiaron en ligas semi profesionales o de plano amateur después que la ANABE tronó. Valdría la pena que alguien le hiciera una entrevista al Abulón para que diga su verdad.




Desgraciadamente en nuestro México, basta y sobra la intervención de un “picudo” que pueda a$$$$$$ceitar la máquina de la justicia para que cualquier intento de los deportistas de formar sindicatos o asociaciones vaya a la basura, el propio gobierno lo impide.

Ciertamente, es una lástima que cuando las facultades se acaban el pelotero generalmente vuelve a sus orígenes y éstos en su mayoría son de personas del campo que sólo pueden desarrollar labores inherentes a él, o bien, salieron de colonias proletarias donde hacían trabajos de obreros.

Claro, cabe señalar que últimamente salen algunos con estudios terminados de preparatoria y algo más, pero ni aun así, ya que si profesionistas recién egresados andan buscando trabajo sin encontrarlo, imagínate un pelotero de medio pelo que podrá encontrar.



Y digo de medio pelo, no con afán de ofender, sino para diferenciarlo de aquellos que destacaron y que al final de sus carreras muchos empresarios aficionados les dieron algún trabajo como por ejemplo: Héctor Espino, Andrés Mora, Alfredo Ortiz, y gente de ese nivel; los demás se refugiaron en ligas amateurs para vivir de sus recuerdos; me tocó ser compañero de equipo de Carlos y Manuel Galina, que tuvieron sus días de gloria en la Liga Mexicana, José Luis “El Chile” Gómez, era mi manager en el Aztecas de la Liga de Atzcapozalco, y muchos otros fueron a parar como instructores en las ligas infantiles y juveniles de D.F. esas donde juegan puros niños bien.

Lástima que los mexicanos no tenemos las cualidades de prevención de los gringos: nosotros vivimos el presente y el futuro hay se lo dejamos a Dios. Por acá en Los Mochis, andan muchos ex peloteros profesionales, que viven al día, grandes prospectos como Rosario Rodríguez, de origen ejidal, llegó a Grandes Ligas con todo para ser mejor que Valenzuela y según las malas lenguas lo tronó la bebida y por allí anda el pobre. Saludos”.



Ing. Juan Antonio Jasso Rodríguez:


Mi estimado Jesús buenos días. Acerca de este interesante asunto de la pensión de los peloteros, me gustaría dar una humilde opinión pues sin ser mi especialidad lo que se ve a simple vista, pudiera ser analizado según creo yo bajo dos aspectos importantes.

Primero; el beisbol profesional en nuestro país está concebido de tal manera que la relación club-pelotero, no va más allá de el pago de un servicio por trabajo profesional y sin más obligación que lo que en el momento de la firma del contrato se acuerde, por ejemplo, gastos médicos, apartamento u hospedaje, transportación y algunos otros no menos importantes.


Segundo; la duración de vigencia puede ser la quincena o el mes, pero no más. Ahora bien, nunca podremos comparar lo que sucede en MLB, pues su estructura es tan sólida que esto le ha permitido ser la mejor del mundo en este deporte.

Aquí en México, creo  hay dos caminos. Uno es seguir tal cual y otro es ver el beneficio hacia los peloteros nuevos. A los viejos lo mejor que pudiera recomendarse es ahorrar e invertir bien su dinero. Quizá construir departamentos, comprar casas, hacer algún negocio familiar o algo así, menos comprar carros, que normalmente eso es lo que hacen.

Para los jugadores nuevos, la orientación puede venir de gente que no busque lucrar con ellos y que les definan bien el camino que los pueda llevar al sistema de ahorro para el retiro, “afores” o bien, buscar la relación obrero patronal con el IMSS o el ISSTE, para que en el futuro puedan aspirar a una pensión digna.


Además de que una vez que se dan de alta, su número de afiliación no cambia aunque ellos vayan a LMB o Invernal Veracruzana, LMP o cualquiera que esta sea, su nuevo club debiera continuar pagando las cuotas obrero patronales. Esto es independiente de otros beneficios que puedan brindarle el club como son gastos médicos y seguro de vida entre otros.


Espero que esta opinión sea enriquecida con los que si saben de la materia y que seguramente ayudarán a complementar esta preocupación válida para nuestros amigos peloteros”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario